Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

¿Muere la caficultura colombiana?

El caficultor y abogado Carlos Alberto Orrego, quien produce y comercializa la marca "Café Don Antonio" desde su finca en Viterbo, Caldas, nos regala un crudo análisis de la realidad del grano
"Muere la caficultura colombianaAnte la mirada indiferente de los colombianos, la actitud indolente del Gobierno y de los colombianos, la dirigencia responsable de la Federación Nacional de Cafeteros, la explotación de las multinacionales y la competencia de otros cultivos más rentables, menos exigentes en mano de obra y con menores labores de beneficio, el cultivo del café cede y cede terreno, Por que nadie quiere dedicarse a lo que no es negocio ni tiene un panorama que así se lo garantice. 
Los grandes enemigos:Su bien merecida fama de haber financiado y hecho posible las grandes obras de infraestructura de este país le valieron una estigmatización de riqueza y de viabilidad, por la que su cultivo y exportación es gravada y controlada por un ente con alta intervención estatal, la…

Nadie robó el libro

Un buen libro siempre tendrá quién lo tome prestado. Y no lo devuelva
Varios actos de estulticia nacional



Melquisedec Torres Periodista

El préstamo sin permiso, no el robo, de un libro de la primera edición de “Cien años de soledad”de una vitrina en la Feria del Libro de Bogotá el pasado 2 de mayo de 2015 ha dejado en evidencia – otra vez – la estulticia temporal nacional (estulticia tiene como sinónimos necedad, tontería, estupidez, es decir una literal bobada).
Afirmo que el libro no fue robado. ¿Quién ha dicho que los libros se roban? No, eso no existe. Los libros se reciben bajo préstamo y no se devuelven, o se toman prestados sin permiso del tenedor. Y tampoco se devuelven; el único requisito es que el libro sea bueno pues los malos tienen poco chance de circular, es decir de que otros se los lleven y no los regresen, o si se los llevan los devuelven de inmediato.
Pues la estulticia temporal nacional ha llegado a límites insospechados convirtiéndonos en el hazmerreír del resto del plan…